miércoles, 13 de junio de 2018

Ansiedad en el país de la piruletas

9:02 2 Comments

Una de las decisiones más difíciles que tuve que tomar con Ansiedad fue 

 tomar o no tomar medicación 

he ahí la cuestión :)


Nunca olvidaré aquel día, llevaba muchos días sin poder comer bien, apenas podía salir de casa y no hablemos del amigo insomnio… Recuerdo que me tomé una tila (de esas pocas bolsitas que dejé por el mundo ) después de comer pretendía echarme una siesta y evidentemente Ansiedad me soltó un... ¡Claro que sí guapi!. Después de sentir que me estaba volviendo loca por segundos, que mi corazón y mi pulso estaban más acelerados que en un concierto de Extremoduro… ¡No podía más! tenía que hacer algo…
 
Así que fui a mi doctora corriendo y decidida. En su momento me comentó el tema de la medicación… sentía que me rendía, que estaba cayendo en las redes de algo oscuro y que no podría dar un paso atrás. Era un sermón interno muy intenso, ya que siempre había estado en contra de tomar cualquier tipo de medicamento para los “problemas mentales”… pero tenía que hacerlo y lo hice.


Mi doctora me explicó la medicación, todo lo que debía hacer y lo que no, ese día empezó mi viaje “al país de las piruletas”.

El efecto fue inmediato, ese día dormí como hacía meses que no dormía ¡Ansiedad estaba KO! Me levanté descansada y algo densa, me preparé para bajar a mi perro ¡Era un día precioso! El sol brillaba, los pájaros cantaban, todo el mundo sonreía… Salí a la calle y ¡Ahí estaba Ansiedad! Diciéndome ¡Holiii!... Decidí salir de paseo igualmente con ella y sus amigos… ¿No me vais a dejar en paz nunca, verdad?

Claro que me iban a dejar en paz, pero me costó un tiempo entender que la medicación solo iba a ser un refuerzo.


¡A ansiedad no se la duerme con pastillas! Sólo se la relaja, para poder entender todo y tener una buena caja de herramientas, en mi caso necesite tanto un apoyo terapéutico como médico y como soy un poco cabezona (Ansiedad lo era más), me llevó algo de tiempo entender todo… pero con esperanza, paciencia y esfuerzo ¡Lo conseguí! Ya no tomo medicación, he conseguido entender qué hace Ansiedad en mi vida y como controlar cada amigo que quiera aparecer por mis días.

No toméis medicación sin un buen control médico, recordad buscar un buen apoyo psicológico y poned en práctica todas las herramientas que hayáis aprendido y lo más importante:

¡Sed fuertes! ¡Luchad!
¡De la ansiedad se sale!




jueves, 10 de mayo de 2018

Autopresión

12:19 0 Comments

Como ya sabréis uno de los motivos por los que aparece nuestra amiga Ansiedad, es por nuestro exceso de pensamientos futuristas...


Mucha parte de culpa la tiene nuestra alta exigencia personal ¡Sí, sí! La gente se piensa (una vez que te ve en el proceso de lucha) que tal vez seamos personas sin motivación, sin metas, acomodados… bueno habréis escuchado muchas cosas de este estilo ¡Pues no queridos lectores! Hay que tener claro que somos personas por lo general muy exigentes con nosotros mismos, que Ansiedad ha llegado a aparecer en nuestras vidas por dar más de lo que podemos.

Y como ya sabemos, sus señales de alerta han tenido que ser muy fuertes hasta que hemos decidido parar y comenzar a entender todo lo que estamos viviendo.

Por ello quería dedicarle un artículo a esa parte de la Ansiedad que apenas se habla ¡AUTOPRESIÓN!

Bueno, bueno, es abrumadora la señora… resulta que cuando empezé a conocer a Ansiedad fui entendiendo a todos sus compañeros, al aprender a convivir con cada uno de ellos, me iba sintiendo mejor en mis días. Si ese día había logrado dormir, encima salir de casa y ser capaz de entrar a una tienda y dar un paseo con mi perro ¡Me sentía increíble! “¡Me estoy curando!¡Voy a salir de esta!”… Entonces llegaba a casa y cuando estaba un rato quieta aparecía autopresión con su:

 ¡Tía es hora de llamar a tus amigos!¡Podrías buscar trabajo!¿Puedes ir con tu perro y no a un bar?¡Deberías hacer algo con tu vida!¡Estas pálida, mañana tomamos el sol! Por cierto, se acerca el verano y sigues sin hacer nada ¿Vas a estudiar algo? Estas un poco acomodada, ¿no?

Sí, así es ella… podía ser capaz de convertir mi día tranquilo en un día terrible, donde encima iban a aparecer todos los amigos de Ansiedad contestando a su preguntas…

Ansiedad anticipatoria : Y si llamas algún amigo y... ¿Quiere quedar mañana?¿Estás lista?¿Qué le vas a contar?

Miedo: Busca trabajo, pero recuerda que primero tendrás que pasar por una entrevista y hablar con desconocidos ¡Ah! Y si te cogen que nadie note que vives al borde del ataque de pánico… ya sabes que no queda bien… Por cierto, alomejor el horario no te gusta y el trabajo menos… deberías pensártelo bien ¡No estás lista!

Agorafobia: Si sales con tu perro a pasear estas en movimiento, pero claro si vas a un bar… que jaleo aguantar las voces en la terraza o peor, dentro con tanta gente y sin espacio para poder respirar las dos. Recuerda que ¡compartimos el oxígeno! Y está claro que tendrás que aparentar que estas a gusto  y escuchar a la persona que tengas delante… Yo creo que deberías quedarte en casa…

Soledad: Sé realista ¿te vas a ir a un banco sola a tomar el sol? La gente te mirará raro…

¡Vale ya! ¡Basta! ¡Basta!... Yo había tenido un buen día y hacía mucho que no me sentía así…¿Por qué no puedo disfrutarlo?

Ese es el juego de la autopresión, no nos deja “conformarnos” con lo que hemos hecho ese día, ella siempre querrá más de nosotros.

Con el tiempo la forma que conseguí para calmar esos niveles tan altos era como con Ansiedad (hay que subir un poquito la montaña, pero se sube), tenía que valorar lo que había hecho ese día sí o sí ¡Porque me lo merezco! ¡Merezco ser felíz!

¿Qué hacer con ella?
Debemos entender que no es malo ser exigentes con nosotros mismos, pero todo con mesura… entonces si os aparece esa fiesta interna que a veces es difícil de parar, e incluso después de una intensa visita de autopresión te puedes quedar triste. Tenemos que poner en marcha todas las herramientas que tenemos en nuestra caja y dividir nuestros pensamientos.

Para ello deberemos contestar de forma más alentadora a esa presión y cuestiones que nos ha hecho Autopresión.
Como habremos cogido nuestras herramientas podremos calmar a los amigos de Ansiedad con ellas y una vez callado cada uno, nos daremos cuenta de que podemos dividir esas ideas  como, buscar trabajo o quedar con amigos, de una forma más calmada... puedes buscar trabajo mañana y al día siguiente quedar con un amigo... no hace falta hacer todo en el mismo día.

Os habréis dado cuenta que es la hermana gemela de Ansiedad ¿no?

Así que, ahora toca  ¡Caminad disfrutando del paisaje! :) 



domingo, 8 de abril de 2018

Felíz Aniversario Compañera - Lo bonito de la Ansiedad

2:50 0 Comments

Esto no es más que un increíble viaje que un día recordarás
como una Gran Batalla VENCIDA


Tenía que dedicarle en nuestro tercer aniversario un artículo especial a mi Querida Ansiedad ¡Estamos de cumpleaños!

Pues sí ya hace tres años que estamos juntas, aunque me da algo de pena  lo estamos dejando a pasos agigantados.

La mejor forma de dedicarle este momento a Ansiedad no era diciendo todo lo malo que me ha hecho vivir, si no, todo lo bueno de este tiempo que está llegando a su fin.

Creo que lo más duro fueron los primeros meses no entendía muy bien que querías de mí. Hacías aparecer a Miedo, Agorafobia, Ansiedad Anticipatoria, Fobia Social… bueno ya sabes, todos tus amigos y claro no pudieron faltar los Ataques de Pánico… Fuiste dura y a veces aún lo eres, pero con el tiempo aprendimos a llevarnos bien.

Pese a la desesperación y el dolor, conseguí entender tu presencia en mí… Sí, no lo niego, me ha costado años pero ¡Nunca es tarde si la dicha es buena! (te dedico el refrán de abuela, por esos momentos de señora mayor que he tenido que introducir en mi vida).

La gente se preguntará... ¿Cómo puede ser bonita la ansiedad? No os asustéis, es normal que leáis esto y decidáis salir de esta página lo antes posible o incluso pensar: ¡Al final a perdido la cabeza! Sería lógico después de tanto caos interno. Pero no, aún tengo la cabeza encima de los hombros así que os animo a seguir leyendo...

Lo bueno de este proceso que estamos viviendo es el viaje a nuestro interior… pensadlo bien: Nuestro cuerpo nos ha mandado a Ansiedad para que cambiemos algo que no anda bien en nuestra vida y ya sabéis que cuanto más luchéis contra ella, los síntomas serán cada vez más duros y fuertes hasta que ¡Pares! Párate y mira a tu alrededor, algo no esta marchando bien en tu vida… hay algo que estas aguantando y sabes que no te hace feliz pero continuas, aunque en realidad no quieras seguir con ello en tu día a día. Puede ser tu trabajo, un trauma sin superar, una adicción, una relación, la mala alimentación, los estudios, alguna amistad… Hay algo que no te gusta y hasta que no lo cambies Ansiedad no se irá.

Cuando lo descubras encontrarás una parte de ti que tampoco conocías, ya que involuntariamente Ansiedad te está haciendo evolucionar a ser lo mejor para ti mismo. Es un  proceso duro ¡Ah! ¡Claro que no iba a ser fácil! Pero no imposible… lo sé, lo sé, estáis leyendo esto y suena a lo típico que todo el mundo os dice, que hasta vuestros psicólogos os dicen y que si estás en el principio del camino lo veis como una gran montaña que es imposible escalar.

Pues pese al miedo la vaís a lograr escalar y cuando estéis en la cima y respiréis en lo más alto,os daréis cuenta de todo esto que os cuento.

Ya sabéis los pasos a seguir pero os los recuerdo: 
  • Un buen apoyo médico/terapeútico
  • El apoyo de familiares y amigos 
  • Todas las herramientas que os he ido dejando (consejos)
  • Buscar lo que mejor os funcione  
  • ¡Mucho valor! ¡Valientes! ¡Fuerza y valor!

Hay días que me caigo de esa cima y me cuesta volver a subir pero ¡Subo! Y me caeré unas cuantas veces más pero ahora tengo la fuerza para seguir subiendo.
Por  estos tres años de lucha y aprendizaje, de encontrarme y perderme a mí misma. Agradecer la paciencia y el cariño de mi familia, mi pareja, mi perro y como no de esas personas que realmente me han demostrado lo que significa la palabra amistad.

Por todo ello doy las gracias y os invito a ¡Seguir luchando! ¡Descubrir lo bonito de Ansiedad! ¡Descubriros a vosotros mismos! ¡Luchad! ¡Siempre fuertes!



Deporte/Ejercicio
Un hábito como colorear o dibujar
Una alimentación sana

miércoles, 14 de marzo de 2018

Otra forma de distraer a Ansiedad

9:17 0 Comments

En estos años de profunda investigación interna con Ansiedad como compañera de mil batallas, he ido descubriendo cada vez más cosas para mantenerla en su sitio


Ya sabemos que Ansiedad esta en nuestra mente produciendo unos pensamientos que no son del ahora, del momento presente. Pueden ser del pasado o totalmente futuristas… no tiene otra cosa que hacer que marearnos la cabeza de un lado a otro ¡Para quieta Ansiedad! ¡Todo el día dando vueltas sin sentido!

Así que para ello existen muchos métodos de distracción para hacernos pararla y dejarnos respirar en el ahora. (Hemos hablado ya de varios métodos o herramientas: la relajación, escribir, hacer deporte, pensar en positivo... Os dejo los links al final :)

Pero como sabemos es muy persistente y puede aparecer en cualquier momento del día sin avisar (que confianzas se toma la señorita). Para ello he aprendido otra forma de callarla un rato y funciona para cualquier tipo de amigo que se presente. Este truco lo descubrí con el siguiente regalo que me hicieron:



Este regalito tiene un montón de botones que presionar y me hacen salir de ese momento de disociación con la realidad. Cada botón me hace entretenerme de distinta forma y me ayuda a no escuchar a Ansiedad durante un buen rato.

Pero claro, han habido momentos donde presionaba los botones como si uno de ellos me pudiera reiniciar mentalmente y la verdad que no lo conseguía, necesitaba un reseteo mental urgente en ese instante. Así que añadí algo tan fácil como contar ¡A Ansiedad le gustan las matemáticas! ¡Increíble pero le gusta restar! Es una herramienta muy sencilla simplemente tenemos que contar desde 100 hacia atrás restando 3…97,94,91,88… sé que pensaréis que algo tan sencillo no puede ser tan efectivo, pues lo es, y a parte de mi dado mágico.... ¡Es el descubrimiento del año!

Si no tenéis dado podéis coger cualquier objeto pequeño como una canica o incluso un papel de caramelo (los caramelos son el otro capricho de mi compañera Ansiedad) y llevarlo en el bolsillo. Así, si en algún momento Ansiedad no os deja en paz, cogéis vuestro objeto y con tocarlo ya empezaréis a distraeros en otra cosa. Vuestra mente estará pensando que tiene en las manos y  no en los murmullos de Ansiedad.

Toca restarle importancia a Ansiedad 
¡Volvamos a las matemáticas! 
¡Vamos valientes!



Otros buenos consejos para distraer a Ansiedad que no te puedes perder:

miércoles, 7 de marzo de 2018

Ansiedad y Soledad

11:02 0 Comments

Un día de fiesta interna, se presentó Soledad

Llegó arrasando, siendo la reina de la noche
¡Hoy vas a triunfar Soledad! ¡Es tu noche! ¡Es tu tarde! ¡Es tu día!


Como Ansiedad me tenía recluida en mi torre, una se espera que alguien venga a rescatarla ¡Si si! En plan tópico de cuento… pero mi pelo, no era tan largo para que alguien trepara por él y viniera a mi rescate.

Dando vueltas por la fiesta, un día sin más apareció Soledad. Seamos sinceros, desde el primer momento me pareció un poco la típica que quiere llevarse el protagonismo. Y no estaba muy equivocada, iba a ser el centro de atención. Cuando venía (a veces aún viene) era capaz de echar a todos: Miedo, Ansiedad Anticipatoria, Agorafobia y todos los demás desaparecían… sólo quedábamos ella y yo.

Pues no os imagináis la maldad que tiene, bueno bueno, es súper cruel… me atacaba de tal forma que me hacía sentir la persona más triste del mundo! Y me dejé influenciar por ella… que sensación tan devastadora… cada vez que aparecía mi mundo se paralizaba. Me sentía muy triste, sola, desolada, pensaba cosas como: nada de lo que hago tiene sentido, yo antes era feliz, la gente es feliz, sólo quiero llorar, tumbarme y convertirme en ¡La croqueta-manta! Ya está, viviré aquí para siempre… no tiene sentido hacer nada más, mi vida no tiene sentido, todos avanzan y yo no puedo, nadie va a venir a mi rescate… estoy sola, muy sola… me siento triste y sola…

¡Ansiedad te echo de menos! Te prefiero a ti, que por lo menos cuando apareces con Miedo tengo ganas de correr… pero Soledad… ¡Soledad no te entiendo!

¿Qué sentido tienes? Vale estoy sola en mi cuarto y no quiero estar aquí, me rodeo de mi familia pero... ¡Sigues aquí! No se que hacer contigo… cada vez que empiezo a entender a tus amigos Ansiedad, me traes a alguno nuevo y ¡Tía pones mis días del revés!

Cuanto más lucho contra Soledad y sus tonterías más me ataca ¡Y vaya ataques de Soledad! Cada vez son más duros y más pesados… así no puedo seguir… ¿Para qué seguir así? ¡Uy no no y no! Vamos a ver, tú al igual que los compis de Ansiedad tienes que tener un punto débil  y ¿Sabes qué? ¡Lo voy a descubrir!

Con el tiempo al igual que hice con Ansiedad decidí no luchar contra ella, si no, aceptarla e intentar aprender de su visita. Además, no iba a esperar que nadie viniera a rescatarme a la torre ¡La torre es mía y mando yo! y la que se va a rescatar a si misma seré yo ¡Chss tantos cuentitos!

Así que empecemos:
Apareces cuando tengo un día normal, donde voy a tener la tarde entera sin ningún tipo de plan… vale pues en vez de fastidiarme esas horas donde voy a estar sola voy a disfrutar de ello. Voy a aprovechar este tiempo que tengo para dedicármelo exclusivamente a mí ¡Ja! Voy a disfrutar de mi misma, de mi propia compañía... porque Soledad ¡Tú eres muy pesada! ¡Y yo soy muy divertida! Así que voy a empezar por disfrutar de mi diversión y seré  la croqueta-manta cuando me apetezca y lo disfrutaré con una película, haré ejercicio, escribiré… ¡Puedo hacer lo que quiera, es mi momento!

Con el tiempo descubres y aprendes que Soledad no esta aquí para hacernos la vida imposible, sino para enseñarnos a disfrutar de nuestros momentos a solas con nosotros mismos.

Cuando aparece en algún momento de mis días sé lo que puedo hacer para recordarla ¡Que en mi vida mando yo! 

¡Basta de pensamientos autodestructivos! disfrutad de vuestros momentos a solas. Porque es un privilegio aprender  a poder disfrutar de nosotros mismos y cuidarnos 😏

¡Gracias Ansiedad por enseñarme tan sabia lección!



miércoles, 21 de febrero de 2018

Notas para Ansiedad

2:54 0 Comments


Con Ansiedad una no se aburre, es imposible estar quieta en un sofá disfrutando de la nada. Así que no queda otra que ir investigando cositas para tenerla distraída ¡Que divertida eres!


Un buen día me levante con el típico día de esos que sientes que ya no puedes más, que hagas lo que hagas, sólo tienes a Miedo rondando por tu cuerpo y a Ansiedad Anticipatoria correteando por tu cabeza de lado a lado. Y ya podía ver cómo iba a ser ese día… duro, luchando por no morir por cada esquina de casa, sacando al perro como si un asesino me esperara al final de la calle... ¡La muerte me pisa los talones! Ansiedad tía ¡que pesada eres!

Pues ese día me cansé de la negatividad de Ansiedad, no podía seguir así. Es aburrido y cansado, muuuy cansado ¡Lo que agota la negatividad! Vale que esté recluida como una princesa en una torre pero... ¡Déjame ser feliz en mi torre! 

Cansada de leer y leer cosas en internet para calmar a la señorita, descubrí muchos libros de autoayuda… Quien me diría a mí, que yo buscaría cosas de autoayuda… y como no podía comprarme en ese momento libros, pensé en escribirme a mí misma cosas positivas.

Estaba claro que no era mi mejor momento para ser la chica más positiva… pero ¿y si empiezo por pequeñas notas? Así que cogí un papel y me dedique una nota de buenos días, decía algo así:

     “Yo puedo, Yo quiero ,Yo soy fuerte, Yo voy a tener un buen día”

Y esa no fue la primera ni la única nota que me iba a escribir, ya hemos hablado de los beneficios de escribir… Pues tener mini notas cortas y directas, escritas por ti en tu habitación te ayudarán poco a poco a estar más positivo.

El ¿por qué? es fácil :

Al escribir en positivo algo que salga de nosotros mismos, nos hará involuntariamente ir sacando nuestra alegría (esa que parece que Ansiedad tiene oculta) y cuando tengamos a Ansiedad disparada sólo tenemos que ir a nuestras notas positivas y leerlas mientras respiramos un par de veces y calmarnos.



Como consejo poned la nota en un sitio visible en vuestra habitación y al escribirla no introduzcáis la palabra NO. Por ejemplo si queréis poner: “Ya no quiero tener miedo”… cambiarlo por un “Yo, voy a vivir sin miedo”. Como cambia ¡eh! es más positivo. Así os obligáis a sacar la alegría que tenéis realmente en vosotros.

Es hora de seguir ayudándonos y como siempre sacando lo mejor de nosotros 

¡A por la alegría!


miércoles, 14 de febrero de 2018

Ansiedad con su juego del aire y las pulsaciones

10:56 0 Comments

 

Como ya habréis notado a Ansiedad le encanta jugar con nuestro corazoncito de muchas formas y para ello le dedica tiempo a alterarnos las pulsaciones y a robarnos nuestro oxígeno


Pues sí, otra sensación poco agradable y a veces difícil de manejar son las pulsaciones y la sensación de falta de aire. Además es algo que puede ser muy variado.

Puedes estar tranquila en el sofá, con los amigos de Ansiedad rondando por tu mente... sin parar en plena fiesta interna. Cuando de repente tu pulso se acelera tanto que parece que te va a dar un infarto, sin más en el sofá ¡Voy a morir aquí! Es muy agobiante sentir tu pulso muy muy  acelerado y que tu corazón se va a salir del pecho en cualquier momento y claro está ¡Ansiedad se quiere quedar con todo el oxígeno!Y para ello decide cerrar todos tus conductos de respiración, oprimirte el pecho tanto que te hace sentir una gran presión en él¡Pero si por ahí no puede pasar ni un estornudo!

También está el modo “Te voy a relajar tanto las pulsaciones que te va costar hasta moverte”… como ya hemos hablado muchas veces Ansiedad es muy extremista. No va con ella lo de tener un punto medio… y claro el hecho de que juegue con esto da miedo. Nos hace sentir que nos va pasar algo malo y nos tiene todo el día tomándonos el pulso, como si no tuviéramos otra cosa mejor que hacer.... o intentando respirar cuando nos ha dejado sin todo el oxígeno que teníamos.

Así que para poder controlar las pulsaciones y la sensación de ahogo uso varios trucos:

Lo primero hay que reconocer y saber frenar a nuestro amigo Miedo, porque es el que más peligro tiene. Él nos va a hacer creer que nos va a pasar algo y ya sabemos que ¡No! ¡No nos vamos a morir Miedo!

Luego podemos usar varias técnicas:

- Sentarnos y respirar pausada y profundamente.

- Hacer ejercicio, simplemente caminar un poco ayuda a regular las pulsaciones ( este me va muy bien cuando las pulsaciones están muy altas).

- Tumbarnos en el suelo con los brazos y piernas estirados y respirar. Lo cuál nos ayudará para la sensación de falta de aire (luego levantaros despacito, que nos da un mareo y no queremos que Miedo vuelva).

- Ponernos un audio de relajación para calmar nuestra mente y así nuestro cuerpo.

-Hay varias posturas de yoga que también nos pueden ayudar a combatir estas dos sensaciones y aliviarnos.


Os dejo un enlace con unas posturas muy fáciles, que podéis poner en práctica cuando os ocurra en casa (si nunca habéis hecho yoga, probar con las más sencillas son igual de efectivas).


http://yogaesmas.com/8-posturas-de-yoga-para-reducir-la-ansiedad/

Todo lo que nos ayude a distraer la mente, nos servirá para calmar estos síntomas como colorear o escribir.También funcionan :)